La mejor manera de reforzar el sistema inmune es hacerlo desde nuestras células

El sistema inmune o inmunológico es el encargado de defender y proteger el cuerpo. Son los glóbulos blancos también llamados “leucocitos”, estos se dividen para devorar a los gérmenes invasores que son los fagocitos.  Los linfocitos permiten el cuerpo recuerde a los invasores y los reconozca si lo volvieran a invadir y así, el cuerpo de manera natural se estabiliza ante enfermedades.

Sin embargo, existen elementos propios de la vida diaria que afectan el sistema inmune debilitándolo, como son los hábitos alimenticios, la contaminación del agua y aire, el estrés, la deshidratación, el exceso de luz artificial y la falta de descanso. El tener enfermedades recurrentes es señal del sistema inmune debilitado, así como lo es el herpes labial o la falta de ánimo. Por eso ha sido creciente el requerimiento de fortalecer el sistema inmune.

Formas de fortalecer el sistema inmune

Para reforzar el sistema inmunológico existen varias medidas muy sencillas, como tomar agua alcalina, una buena dieta, respirar profundamente, reforzar nuestro campo magnético, el descanso profundo y tomar los rayos del sol.

Entre los beneficios principales de tomar agua alcalina, es que los virus, bacterias y células malignas no pueden reproducirse en ambientes alcalinos, solo en ambientes ácidos y actualmente nuestra dieta es principalmente ácida (los carbohidratos, como pan, tortilla, pasta, pizza o el café, refrescos, jugos, mermelada, el azúcar, todo esto es ácido).

Balancear el pH del cuerpo mejora el estado de nuestra piel, genera una hidratación más profunda a nivel celular y aporta brillo al cabello y rostro. Además, mejora nuestro metabolismo, así como las funciones renales pues la hidratación es inmediata y profunda, además tiene la capacidad para mejorar nuestro ánimo. Una fuente alternativa para obtener agua alcalina en casa son los purificadores de agua Nikken, el Pimag Pi Water y el Pimag Waterfall. Además de filtrar el agua de la llave de las bacterias, partículas, olores, cloro, flúor y sarro, adicionan el agua con minerales esenciales como calcio, cobre, magnesio, potasio, sodio y manganeso, al igual que aportan ionización al agua (esto tiene que ver con la carga eléctrica), por lo que es agua con energía disponible de inmediato, oxigenada y molecularmente estructurada. Esta es la calidad del agua que obtenemos en un manantial o una cascada.

Alimentación para el sistema inmune

Entonces, si queremos balancear el pH de nuestro cuerpo es necesario darle una mirada a nuestra alimentación. Es recomendado llevar una dieta equilibrada, reduciendo los alimentos ácidos y aumentando los alcalinos. No se invita a dejar de comerlos sino a medir su consumo, o en todo caso, equilibrándolo con alimentos que fortalezcan al sistema inmune. Como las frutas, verduras, legumbres y agua de calidad. Siguiendo los antiguos preceptos de comer las cosas del color o similitud a los órganos del cuerpo. En este caso los glóbulos blancos, tomando en cuenta que las verduras son en su mayoría alimentos alcalinos.

De mismo modo, comer poniendo atención a lo que ingerimos. Nuestro cuerpo nos enseña qué comer, si te quita energía para que la quieres. Recuerda que la comida es sobre el cuerpo, y que la mejor manera de decidir qué comer es preguntándole a él.

Respiración que fortalece el sistema inmune

Nuestras células aparte del agua alcalina y alimento, necesitan oxígeno. Respirar profundamente asegura que todo nuestro organismo reciba oxigenación. Aunque, el aire en ciudades se encuentra contaminado, una opción es tener plantas en casa, para que el aire que respiremos se filtre. Otra alternativa, es el purificador de aire KenkoAir de Nikken, que simula el aire del bosque, llenando el ambiente con iones negativos, conocidos como vitaminas del aire, se ha demostrado que respirar estos iones reduce la depresión, el estrés y estimula la desintoxicación y concentración.

El KenkoAir de Nikken es igual a sembrar árboles dentro de tu propio hogar.

En conclusión, existen varios factores que refuerzan el sistema inmunológico.  El crear hábitos y estilos de vida en base a la alimentación, la actividad física y descanso, resultan en un cuerpo cuidado y protegido. Ayudando al cuerpo con lo que se consume, se fortalece el sistema inmune desde las células.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)